CUIDADOS DE LOS BAÑOS DE MÁRMOL

El mármol es un material muy apreciado por su elevado valor estético, por su durabilidad y por sus propiedades que lo hacen resistente a los impactos, a la fricción y al agua. Por esta razón es utilizado como recubrimiento en pisos y para fabricar muebles y accesorios de baño, desde lavabos y tinas hasta encimeras y cubiertas para paredes. Si tienes baños de mármol o estás interesado en utilizar este material para hacer de tus cuartos de baño espacios mucho más agradables y elegantes, en esta entrada te compartiremos algunas recomendaciones para conservarlo en excelentes condiciones.

Como sabemos, los cuartos de baño al ser espacios muy húmedos que están destinados a tareas de higiene y evacuación de deshechos, son perfectos para el desarrollo de bacterias y gérmenes. Es por esta razón que se tienen que limpiar todos los días y desinfectar a profundidad con bastante regularidad para evitar que se conviertan en focos de infección que puedan poner en riesgo la salud de quienes los utilizan.

Las herramientas y productos que se empleen para hacer la limpieza de un baño dependen en gran medida del material con el que estén fabricados los pisos, muebles y accesorios y lo más común, por cuestiones de higiene, es que se trate de materiales lisos, en colores claros y fáciles de limpiar, como el mármol.

El mármol es un material que se forma por la cristalización de rocas calizas, óxidos y otros minerales y según su composición adquiere tonalidades y diseños particulares. Una de las razones por las que es un material tan valioso y apreciado es que no existen dos piezas de mármol idénticas y las salpicaduras, tramados de líneas y colores que presentan lo vuelven único. Su belleza es inigualable por materiales sintéticos y sus propiedades lo hacen ideal para utilizarse en los cuartos de baño, pues es extremadamente duro y resistente a la humedad.

Los baños de mármol prácticamente nos pueden durar para toda la vida, pero es necesario que les demos cuidados y mantenimiento especiales para que esto sea posible y se conserve brillante y libre de manchas. Como ya mencionamos, la composición del mármol es distinta de una pieza a otra y esto hace que haya algunas variaciones en sus propiedades, principalmente en su nivel de porosidad, que lo hace más o menos resistente a la humedad. En los cuartos de baño se emplean mármoles poco porosos y se les da un tratamiento industrial especial para que no se deterioren en ambientes húmedos. Este nivel de impermeabilidad hace que las superficies de mármol sean fáciles de limpiar por lo que si lo haces de manera regular, raramente presentará manchas difíciles de quitar.

Para hacer la limpieza cotidiana de baños de mármol sólo necesitaremos de agua y jabón suave, de preferencia neutro. Con ayuda de una esponja humedecida en detergente, talla suavemente la superficie, posteriormente enjuaga para eliminar los restos del producto y seca con ayuda de un paño que no suelte pelusas. Los inodoros y lavabos se lavan de la misma manera, tallando con un cepillo de cerdas suaves para posteriormente enjuagar a la perfección.

La desinfección de las superficies de mármol se puede hacer con productos especiales, que no sean abrasivos ni anticalcáreos y que no incluyan ácidos. Es importante tener cuidado al usar cualquier tipo de producto químico pues si no lo disolvemos correctamente, si lo aplicamos directamente sobre el mármol y si no respetamos el tiempo de contacto recomendado por el fabricante, el material se puede dañar permanentemente. Tras la aplicación de cualquier producto es necesario aclarar con suficiente agua y secar la superficie.

Utilizar agua tibia para limpiar las superficies de mármol funciona bastante bien y en el caso de que existan manchas difíciles de quitar, como las de nicotina, se puede emplear agua destilada para eliminarlas. Existen muchas recetas caseras para eliminar, por ejemplo, manchas de óxido o para tratar la pérdida de brillo del mármol o la alteración de su color.

Pero hay que tener bastante cuidado cuando se aplican porque por lo regular incluyen el uso de sal, vinagre, limón y otros ingredientes ácidos que podrían dañar la superficie si se excede el tiempo de contacto o si no los retiramos perfectamente. Lo mismo ocurre cuando se usa bórax o alcohol, técnicas que nos pueden ayudar a deshacernos de manchas difíciles de sacar, pero que podrían reducir el tiempo de vida del mármol.

Con una limpieza periódica el mármol, no tendría por qué mancharse ni adoptar una apariencia amarillenta, sobretodo si la pieza que se ha instalado en el baño tiene un nivel de porosidad adecuado y ha sido tratada industrialmente para soportar la humedad.

Sin embargo, hay algunas medidas adicionales que puedes tomar, como secar inmediatamente el mármol cuando le caigan salpicaduras de agua o aplicarle tratamientos especiales que puedes encontrar en el mercado, que lo protegen de la formación de hongos y ayudan a eliminar y repeler las manchas. Estos tratamientos son hidrofugantes y oleorepelentes y, al igual que con cualquier otro tipo de producto, se tienen que seguir las instrucciones del fabricante al pie de la letra para obtener los mejores resultados y evitar daños en el material.

Si quieres recibir más recomendaciones para la limpieza y mantenimiento de tus baños de mármol espera nuestras próximas entradas. Recuerda que en nuestro catálogo de productos encontrarás diferentes tipos de materiales ideales para cubiertas de baño. Si deseas recibir asesoría especializada en la elección del material  para hacer realidad tu proyecto, así que no dudes en ponerte en contacto con nosotros, en Mármoles Maga con gusto te atenderemos y resolveremos todas tus dudas.

Publicaciones recientes

Deja un comentario