Cómo mantener limpios tus pisos de marmol del sanitario

 En Blog, Pisos de Mármol

Si te cuesta un poco de trabajo mantener limpios tus pisos de mármol, del sanitario, quizá quieras leer nuestro artículo. A continuación te damos algunos consejos para que en general puedas disfrutar de la privacidad de este espacio sin tener que preocuparte por olores, manchas o humedad.

1. Detén la humedad en tus superficies

Nada ayuda a retrasar las manchas de moho como una ducha seca. Cuelga una escobilla sobre la pared de la ducha y establece que la última persona que tome una ducha limpie las paredes, la bañera y las puertas de la ducha. Un par de minutos extra de trabajo realmente pueden minimizar el tiempo de limpieza a largo plazo. También puedes eliminar rápidamente la humedad abriendo una ventana y encendiendo el ventilador de extracción mientras te bañas. Dejar la puerta abierta, incluso una grieta, ayuda a la humedad a disiparse. Y no te olvides de abrir la cortina de la ducha cuando te seques, también.

2. Sáltate la barra de jabón en el fregadero

Usa en su lugar un jabón líquido con una bomba o un dispensador de jabón. Elimina la jabonera sucia para ayudar a que tu fregadero y la encimera estén más limpios. Es algo muy sencillo que puede hacer grandes cambios. Además, el jabón tradicional puede infectarse más pronto de bacterias. Y no queremos enfermarnos ¿cierto?

3. Crea orden en tus gabinetes.

Si dedicas tiempo para aplicar tu maquillaje ¿por qué no dedicar tiempo a limpiar cosméticos y herramientas para el cabello en tu botiquín o tocador? Las manchas y bacterias también pueden esconderse pero permanecen a tu alcance. Un mostrador sin desorden hace que el baño luzca y se sienta más limpio.

4. Instalar amplios toalleros

Las toallas se secarán más rápido y tu baño se verá más ordenado también cuando las cuelgues en una barra. ¿No hay espacio en la pared? Considera una barra de toalla o ganchos en la puerta.

5. Opta por materiales fáciles de limpiar

Es decir, es mejor prevenir que lamentar ¿cierto? Pues ahora aplica más que nunca. Los pisos de mármol son sumamente fáciles de mantener limpios. Y además, los pisos de mármol son muy estéticos, los puedes encontrar en diferentes tonalidades para que hagan juego con tu cubierta de granito. Pregúntanos por estos materiales.

6. Coloca una lata de desinfectante y toallitas limpiadoras debajo del fregadero

De esta forma, puedes eliminar rápidamente salpicaduras de pasta de dientes, marcas de agua y otros líos cuando los ves, y no tendrán la oportunidad de secarse y ser más difíciles de eliminar. El tener las herramientas cerca a ti hace mucho más sencillo mantener limpias las superficies y ya no hay excusas sobre “no tener tiempo” para limpiar.

7. Combate la acumulación de moho la cortina de la ducha

Rocía la parte inferior del forro de la cortina de ducha de vinilo varias veces al mes con un limpiador multiusos que contenga lejía para mantener a raya la espuma de jabón, los minerales de agua y el moho. Simplemente deja que la ducha la enjuague (antes de entrar o salir de la ducha) y no necesitarás lavar la cortina con tanta frecuencia.

8. Limpia las paredes de tu ducha todo el tiempo

¿Qué toma más tiempo? ¿Fregar las paredes de la ducha durante horas cada pocos meses o tomar un minuto extra para limpiar la humedad después de cada ducha? Sin duda preferimos la segunda opción. Este hábito adicional no sólo mantiene a raya el moho, sino que las paredes de la ducha y el baño se verán más limpias durante períodos de tiempo más largos, y el frotamiento será mucho más sencillo y consumirá menos tiempo. ¡Piensa en toda la espuma de jabón y aceites corporales que no se secan en tu pared porque se secaron!

9. Enjuagar cada vez que sea necesario

Por un lado, el enjuague cada vez que sea necesario, evita la acumulación de suciedad (y olores desagradables) en el inodoro. Por otro lado, se desperdicia mucha agua. Si te importa mucho tener un inodoro limpio y brillante todos los días, enjuaga regularmente. Seguro que esto ayudará a mantenerlo limpio. Pero eso sí, asegúrate de limpiar con agua reciclada (puede ser agua fría que sale de la ducha mientras esperas que salga la caliente, o bien, agua del exterior, de la lluvia, por ejemplo). Así evitarás desperdiciar este líquido tan preciado, y podrás enjuagar tu inodoro con una frecuencia ideal.

10. Mantén el piso seco

“Es solo agua” podrían decir algunos, pero lo cierto es que al agua puede ser foco de infección, además de muy peligroso para tu caminar. El agua se mantiene allí y mancha las baldosas con el tiempo, especialmente si todavía está goteando un poco de jabón. Por lo tanto, puedes limpiarla o escurrirla en la bañera o ducha (¡incluidas tus piernas y pies!) o quedarte en un tapete o toalla hasta que tus pies estén secos. Esto también reduce el riesgo de resbalones y caídas debido a un piso resbaloso mojado del azulejo. Para efectos más prácticos, asegúrate de optar por pisos de mármol, que son mucho más sencillos de limpiar y mantener secos. Pero eso ya lo sabías…

11. Haz de todos estos consejos, un hábito y un lineamiento

Es decir, si convives con más personas, comparte los consejos para que todos estén al tanto de las maneras correctas de mantener limpio y agradable un sanitario. No importa si son miembros de tu familia, compañeros o amigos de trabajo, o inquilinos. Todos pueden hacer su parte y de hecho, después de un par de meses de poner en práctica las acciones, verán un cambio definitorio que se traducirá en un estilo de vida mucho más sano y estético, no sólo para sus baños sino para sí mismos (los hábitos de limpieza pueden mejorar hasta la estética propia del cuerpo). Incita a todos los transeúntes de la casa a seguir estos lineamientos, con el objetivo de reducir accidentes, tiempo de limpieza y olores desagradables.

Publicaciones recientes