¿QUÉ ES LA CANTERA?

Al hablar de cantera nos podemos estar refiriendo a dos cosas, por un lado, a una explotación minera que se hace para obtener diferentes tipos de rocas como mármoles, granitos y piedras calizas, o bien, a una variedad de rocas volcánicas que se utiliza principalmente con fines decorativos. En esta ocasión nos referiremos a la segunda acepción del término, pues en México el término “canteras” se utiliza precisamente para referirse a cierto tipo de rocas calizas que desde épocas prehispánicas eran extraídas en diferentes regiones del país para ser utilizadas en arquitectura y escultura.

En la actualidad, la cantera continúa siendo uno de los materiales favoritos en construcción, esto por las propiedades físicas que presenta, que la hacen resistente a los impactos, a la abrasión y al fuego. Además es un tipo de roca antiderrapante y de alto valor estético por las tonalidades que adquiere gracias a los minerales que intervienen en su lenta formación debajo de la superficie terrestre.

Las canteras se extraen en bloques que posteriormente son sometidos a procesos especiales para poder utilizarse en la construcción y decoración. Según su composición y dependiendo de los tratamientos que reciben después de su extracción, podemos encontrar tres tipos de canteras: de alto tráfico, laminadas y decorativas.

Las canteras de alto tráfico son las que se utilizan para recubrir el suelo en espacios que tienen que soportar grandes cargas, como calles, andadores, plazas comerciales y edificios que reciben a muchos visitantes. En este grupo podemos encontrar las canteras grises duras, cafés y diamantinas que se distinguen por su excelente nivel de resistencia a la intemperie y porosidad (lo que las hace antiderrapantes y seguras).

Las canteras laminadas, como su nombre lo indica, se procesan en láminas ideales para utilizarse en fachadas, fuentes y chimeneas como recubrimientos. El tipo de rocas utilizadas para laminarse presentan un bajo nivel de porosidad y se les trata con una capa plastificada para protegerlas de la erosión y de la humedad. Finalmente las canteras utilizadas para decoración son las de tonos rosados y las negras, y se emplean para embellecer espacios exteriores e interiores.

Al igual que otros tipos de rocas naturales, la cantera es un material bastante versátil y que nunca pasa de moda, como es de los más duraderos que podemos encontrar, utilizarla en los proyectos de construcción y como recubrimiento decorativo es una inversión que puede durar para toda la vida.

Al tratarse de un material que se genera de procesos naturales en los que no interviene la mano humana ni ningún tipo de componente sintético, no tiene una apariencia uniforme, factor que más que considerarse como una imperfección que lo convierta en un material desagradable, lo hace único y le dota de una elegancia inigualable. Por esta razón se ha utilizado a través de los siglos para recubrir edificaciones importantes e imponentes, como iglesias y capillas, en edificios gubernamentales y en plazas con valor histórico.

Las canteras, al ser materiales completamente naturales, son una alternativa ecológica en el ámbito de la construcción y por sus propiedades físicas resultan una mejor inversión que usar cualquier material sintético para pisos y muros.

Esto sin mencionar que su acabado y durabilidad son inigualables por materiales producidos por procesos industriales, como los de compuestos poliméricos. Si bien, este tipo de rocas es bastante resistente, requieren de algunos cuidados especiales para que se mantengan en buenas condiciones y para que las estructuras que recubren no sufran daños por acción de la humedad y por la erosión ocasionada por el viento, por ejemplo.

En el caso de las canteras utilizadas para recubrimientos de exteriores, el material tendrá que contar con un sellador químico que evite que absorba la humedad. Recordemos que esta roca es porosa y por tanto, sin esta capa de sellador, podría almacenar un exceso de humedad que afecte el estado de los muros que recubre y que propicie el desarrollo de microorganismos en el material, lo que podría manchar la piedra y hacer que se generen malos olores, afectando su apariencia y disminuyendo su tiempo de vida.

Para solucionar los problemas de humedad en la cantera, lo que se recomienda es emplear una hidrolavadora de presión para que el material recupere sus características originales. La hidrolavadora expide un chorro de agua a presión para limpiar a profundidad la piedra y posteriormente absorbe el exceso de líquido por succión, de esta manera se elimina la suciedad y los microorganismos que alteran su apariencia.

Al finalizar el proceso las canteras quedan secas y listas para la aplicación del sellador químico. Existen además algunos productos comerciales formulados especialmente para realzar el color de las canteras y en caso de que se decida utilizarlos, se recomienda que se sigan al pie de la letra las indicaciones del fabricante para obtener los resultados deseados y evitar que la superficie se dañe.

Si buscas realzar la belleza de tus espacios interiores y exteriores, en Mármoles y Canteras Maga contamos con una amplia variedad de canteras en colores, niveles de dureza y porosidad distintos, que se adaptarán a las necesidades de tu proyecto.

Te invitamos a consultar nuestro catálogo en línea, en el que encontrarás los tipos de canteras que tenemos disponibles, sus características y sugerencias de uso. Si tienes alguna duda o deseas recibir asesoría especializada para la elección de la cantera ideal para ti, puedes ponerte en contacto con nosotros, con gusto responderemos todas tus preguntas y te ayudaremos a encontrar el material que se ajuste mejor a tus necesidades específicas.

Publicaciones recientes

Deja un comentario