Es muy probable que usted conozca el granito o berroqueña sin saberlo, pues este tipo de roca se utiliza desde tiempos inmemoriales para la construcción debido a su característica resistencia. Así que seguramente usted ha visto o incluso ha estado en frente de algún edificio o monumento hecho o fortalecido con este material completamente natural. Además de los beneficios que ofrece esta materia prima, también se emplea con fines decorativos debido a la belleza de sus patrones.

Los colores básicos de estas piedras suelen ser el gris o el rojo en una tonalidad clara, con una infinidad de fragmentos en un color que puede ser más oscuro o más claro. Estos fragmentos son los que le dan el nombre, pues pareciera que son granos de otro tipo de roca o mineral que quedaron incrustados. Es como si en el interior de una piedra hubiesen quedado atrapados granos de sal, ya que los granitoides están conformados de cuarzo.

granito

Así pues, el cuarzo es uno de los componentes esenciales de los granitoides (este es el nombre científico que recibe la berroqueña). Por su parte, el cuarzo es un mineral que se clasifica dentro de los óxidos, pues se compone de sílice o dióxido de silicio. Precisamente las dunas de los desiertos se componen básicamente de granos o cristales de cuarzo o sílice.

Entonces este mineral puede ser desde transparente como el vidrio hasta blanco como la sal (este tipo de cuarzo se conoce como lechoso y es el más común de todos), pero también se presenta en otros colores como el negro, el rosa o el rojizo.

Esta variación de color se debe a la cantidad de minerales considerados como impuros que pueden formar parte de su composición. Por otro lado, el cuarzo se clasifica de acuerdo con su estructura o la forma de sus cristales. Los cuarzos de los granitoides son microcristales y los cuarzos como las amatistas o los citrinos son megacristales.

El granitoide, que es una roca que se clasifica como ígnea y plutónica, también se compone principalmente de feldespato. Este componente es en realidad un conjunto de minerales conocidos en el ámbito científico como tectosilicatos, pues estos constituyen más del 60 % del total de los minerales que se encuentran en la corteza de la Tierra, aunque predomina nuevamente el silicio, y en menor medida el aluminio, el sodio, el calcio y el potasio.

Otro de los componentes más recurrentes del granitoide o berroqueña son las micas. Este componente es un tipo de mineral que recibe tal nombre por su estructura, ya que presenta varias láminas sobrepuestas que por lo general son brillantes. Esta brillantez se debe a todos los tipos de silicatos que puede contener y que casi siempre incluyen aluminio o hierro, magnesio y calcio. Tanto el color del feldespato como el de las micas depende de su constitución, por lo que la variedad de ambos es muy grande.

Como mencionábamos hace unos momentos, el granito es una roca del tipo ígneo pero también se clasifica como plutónica. Por un lado, es una roca ígnea porque esta nace después de que el magma, que no es otra cosa que rocas fundidas, se va enfriando poco a poco hasta que se solidifica. Por otro lado, es una roca plutónica porque su enfriamiento y solidificación se lleva a cabo bajo la superficie terrestre. Gracias a este proceso de formación es que se producen los cristales de tipo intrusivo, como los cuarzos de los que hablábamos con anterioridad.

Por el contrario, si el magma se termina de solidificar en la superficie o en el exterior, se forman piedras volcánicas con cristales de tipo extrusivo, es decir que estos no se distinguen. El basalto, como el granitoide, son piedras ígneas, pero el basalto es una piedra volcánica, y el granitoide es una piedra plutónica.

Dado que el granito es el tipo de roca  plutónica que predomina en la superficie del planeta, fue uno de los primeros materiales de construcción que se ocuparon en la antigüedad. Muy temprano en la historia del hombre se descubrió que esta piedra ígnea es sumamente resistente a la erosión. La superioridad de este material se puede ver cuando se le compara, por ejemplo, con las rocas calizas.

Por eso muchos de los monumentos y esculturas construidos con calizas se recubren o fortalecen con granitoides. Por su parte, las calizas no son resistentes a la lluvia ácida, a eso se debe que ya no se implemente este material en las fachadas de los edificios públicos. La roca que sustituye a este material es precisamente el granitoide.

La prueba de esto es que gran parte de la arquitectura de los egipcios fue construida con este tipo de piedra, y cientos de años después casi todas las piezas se mantienen en muy buenas condiciones. Los hombres de esta civilización elaboraron con este material desde columnas y dinteles, hasta estatuas y obeliscos, y la famosa Cámara del rey que se encuentra en la pirámide de Guiza, se construyó con lozas de granitoides.

En la actualidad, ya no se ocupa el granito  como un material básico en la construcción de las estructuras o las edificaciones más modernas, pero se utiliza mucho para fortalecer las fachadas o los exteriores de aquellos recintos públicos que son emblemáticos por su estilo arquitectónico y su historia.

En las ciudades se emplea tanto porque es en estas zonas donde se incrementan las lluvias ácidas. Como también tiene la cualidad de ser impermeable, cuando se pule se utiliza en la cocina y en el baño. Así mismo, por su atractivo visual, se implementa como un elemento decorativo tanto en interiores como en exteriores.

Si está buscando este tipo de material que ofrece múltiples beneficios además de su belleza, sepa que en Mármoles y Canteras Maga tenemos una extensa variedad de granitos nacionales y extranjeros. Para más información, visite nuestra página oficial, y no deje de leer el blog de la empresa, siempre le proporcionaremos información útil e interesante.